Se ha producido un error en este gadget.

viernes, julio 31, 2009

Epitafio


Si pudiese besar tus labios
iría allí donde empieza el ocaso,
pese a la lluvia rompiendo en llanto
contra la piedra gris de inmutable espanto.

Si pudiese contemplar tus ojos
caminaría día y noche, sin descanso,
alimentándome de polvo y fracaso
mientras recompongo orgulloso este epitafio.

Si pudiese tocar tu pelo
llamaría a la puerta de los falsos dioses
para pedir la muerte en el cadalso
de los muchos amantes que jamás te amaron.

Pero tus labios besar no puedo
y tu mirada ya solo es recuerdo
¿qué haré ahora sin tu cabello!
Morir; morirme es lo que quiero.


Neuromante


martes, julio 28, 2009

Jorge Bucay




El camino del encuentro
El camino de la felicidad
Mente sana. Ser féliz en pareja
¿Qué terapia es ésta?
Las apariencias engañan
De la autoestima al egoísmo
Amarse con los ojos abiertos
El camino de la autodependencia
Cartas para Claudia
Varios cuentos
Dos números menos
Aprender a decir basta
La ayuda y el hecho solidario
La tristeza y la furia

lunes, julio 27, 2009

El callejón de los milagros (Naguib Mahfuz)




El callejón de los milagros, escrita originalmente en árabe y publicada en 1947, nos describe el microcosmos de un minúsculo callejón (el callejón de Midaq) en El Cairo durante la Segunda Guerra Mundial. Toda la acción transcurre casi completamente en dicho callejón y algunos pasajes en las calles adyacentes.
Mahfuz retrata en El callejón de los milagros una sociedad cerrada, frustrada y llena de deseos imposibles a través de una galería de personajes inolvidables: Hamida, una joven que ambiciona casarse con un rico comerciante que la rescate de su mísera existencia. El modesto barbero Abbas estaría dispuesto a todo por ella, pero por mucho que la corteja no consigue conquistar su codicia. A Kirsha, el dueño del café del barrio, su inclinación por los muchachos le lleva a tal punto que ya no le importan los escándalos que provoca su lujuria, y la viuda Afifi, madura y sola, se reune con una casamentera en busca de un joven que caliente su cama por las noches.
El callejón de los milagros es una representación atemporal del conflicto entre la tradición y la modernidad, entre el pasado y el presente: Los personajes maduros prefieren permanecer aislados en su mísero barrio, manteniendo una apariencia de normalidad y una falsa atmósfera del pasado, en lugar de adaptarse a los tiempos cambiantes. Por su parte, los jóvenes sueñan con aventuras, riquezas y placeres y sobre todo con salir del barrio.
Naguib Mahfuz nació en El Cairo. Desde su primera novela publicada en 1939, ha escrito más de sesenta obras que abarcan desde la novela histórica hasta la de tono más existencialista, pasando por una época de marcada intención realista o social. Algunas de ellas como El callejón de los milagros (1947), Principio y fin (1951) o Epopeya de los miserables (1977), lo han consagrado como uno de los mejores escritores árabes de todos los tiempos. En 1988 recibió el Premio Nobel de Literatura, siendo el primer autor en lengua árabe que ha recibido esta distinción.



jueves, julio 23, 2009

Para saber más: KOKIGAMI


Con este nombre se designa un juego erótico de origen nipón que consiste en envolver el pene con un disfraz de papel para sorprender a la pareja. Procede de las palabras japonesas koki, pañuelo que llevan los actores de este país alrededor de la cintura cubriendo la zona genital; y gamia, que quiere decir papel.

Este pícaro divertimento de alcoba ya era practicado por la aristocracia japonesa en el siglo VII. En las noches de pasión, el esposo se envolvía el miembro viril y el escroto con pañuelos de seda y cintas formando diseños tan divertidos como complejos. Luego, el paquete erótico era ofrecido a la amante, que lo desenvolvía sensualmente, cosa que excitaba a ambos. Con el paso de los siglos, las telas fueron sustituidas por figuras confeccionadas con papel de seda.

Mapa Mundi (Fernando Vicente)

sábado, julio 18, 2009

La encantadora de Florencia (Salman Rushdie)




Finales del siglo XVI. Un extranjero llega a la corte de Akbar el Grande (1519-1605), emperador del Imperio mongol, en la fastuosa ciudad de Fatehpur Sikri, en la India. Es el portador de un secreto que podrá traerle la mayor de las fortunas o costarle la vida. Un secreto digno solo de los oídos del emperador y que tiene que ver con su propia historia, la historia de sus antepasados, concretamente de su tíaabuela, la princesa oculta Qara Köz, descendiente directa de Genghis Kan, también conocida como «la encantadora de Florencia.» Una princesa olvidada por todos, su doble, un emperador poderosísimo enamorado de una mujer imaginaria, guerreros seducidos al final de cada batalla, un extranjero y su secreto, prostitutas arteras y una ciudad imposible. Entreverando la Historia con la ficción, Salman Rushdie reconstruye un apasionante periodo histórico, el situado entre 1501 y 1585, y narra la fundación del Imperio Mongol y las luchas que finalmente darían lugar a la India.
Una novela que aúna leyenda e historia, ya que recoge hechos y personajes reales de la historia india. Y que recupera los ingredientes del mejor Salman Rushdie: fantasía, tradición oral, religión, mitología, historia... Salman Rushdie: es sin lugar a dudas, uno de los autores más importantes de la narrativa actual.

jueves, julio 16, 2009

Firmin (Sam Savage)



Firmin vive literalmente de los libros, que digiere a la vez en su estómago y en su cerebro, convirtiéndose de forma paulatina en un humano encerrado en el cuerpo de una rata, que reescribe el Retrato del artista adolescente (en inglés leeríamos en realidad A portrait of the artist as a young rat), y que a fuerza de morder y deglutir páginas se vuelve un crítico literario de envidiable talento, capaz de atropar autores como Carson McCullers, el Joyce de Finnegans Wake, Tolstói, George Eliot, Proust o el Dickenks de Oliver Twist, con cuya legendaria desgracia siente empatía el bueno de Firmin, a la vez que suscribe con ironía la necesidad de un canon (repitiendo una y otra vez "éste es uno de los Grandes") y pasa revista con delicioso humor a los tópicos del mundillo literario, el bourbon hasta altas horas junto a una Underwood, autores firmando ejemplares, ediciones de bolsillo del Henry Miller más obsceno llegadas por contrabando desde París o editores rechazando magníficos originales de tres al cuarto. El monólogo de Firmin atraviesa párrafos de divertida dietética libresca -¿Scott Fitzgerald tal vez más agridulce que D. H. Lawrence?- y de una entrañable picaresca de la supervivencia que une a nuestro roedor de palabras con las tribulaciones de Lennie y de George, aquellos roedores de mendrugos de De ratones y hombres (1937), de Steinbeck. Firmin no soporta ni a Micky Mouse ni a Stuart Little (con Ratatouille, en cambio, harían sopa de letras), pero se tratan como hermanos con el infalible librero Norman ("nunca le ponía Peyton Place en las manos a alguien que habría sido mucho más con El Doctor Zhivago") y traba una amistad de cuento de hadas con el rechoncho Jerry Magoon, un escritorcillo de ciencia-ficción con el que escucha a Charlie Parker a todo trapo y ve películas en tecnicolor, y que recuerda sin esfuerzo a Kilgore Trout, aquel estrafalario escritor de serie B concebido por Kurt Vonnegut, cuya obra, con la farsa de la creación que tituló El desayuno de los campeones a la cabeza, estuvo muy presente en la memoria de Savage mientras redactaba Firmin. Nuestro letraherido ratoncito quisiera ser personaje de todas las novelas que le han encandilado y, como Alicia en el País de las Maravillas, ve en la ficción una válvula de escape de la rutina de la vida, nos contagia sin remedio esa visión y, siendo en ocasiones Anna Frank y a veces Fred Astaire, disfrazándose de Gatsby y de bostoniano de Henry James vuelto del revés, Mr. Firmin nos conmueve para siempre con sus lecciones de humanidad, sentido del humor y aguda sátira de nuestro loco mundo, nos empuja a leer aún más y nos impide volver a gritar ¡malditos roedores!

lunes, julio 13, 2009

De juzgado de guardia (Javier Ronda y Jorge Muñoz)




Hace ya un año y medio que vio la luz la primera edición de De juzgado de guardia. Con esta obra los autores intentábamos recoger las situaciones más simpáticas y sorprendentes acaecidas en la judicatura española: desde la peculiar declaración de un testigo, hasta una resolución judicial sui generis o el testimonio no menos rocambolesco de un acusado. Y aunque muchas anécdotas resultan verdaderas joyas humorísticas de la literatura procesal, y otras parecían diálogos entre sordos o conversaciones de besugos, y a veces asistíamos a estragos gramaticales propios de juzgado de guardia, vaya como primer alegato que en ningún caso tratábamos de mofarnos de la Justicia, institución que nos merece el mayor de los respetos. Nuestro propósito era relatar aquellas situaciones que —presenciadas personalmente o recopiladas gracias al testimonio de terceros— ilustraban el lado más humano y divertido de la relación de los ciudadanos con la Justicia: atestados policiales, actuaciones con un lenguaje jurídico excesivamente hermético, vivencias en los juzgados y pautas jurídicas que favorecían las situaciones más peculiares e inusitadas.

Como además se daba la circunstancia de que la declarante era analfabeta, la mujer preguntó animosamente al magistrado:
—Señoría, ¿me dejan que la firme con la huella genital?
El juez, que iba a lo suyo tras haber terminado, respondió con un gesto afirmativo y sin levantar siquiera la cabeza de los papeles que ocupaban su atención. Pero el secretario del juzgado, que sí se había percatado de las manifestaciones de la imputada, intervino para advertir al juez:
—Señoría, mucho me temo que esa huella no va a caber en el papel de oficio.

**********

—Entonces, usted que ahora no puede casi ni moverse, indíquenos gráficamente hasta dónde levantaba los brazos antes del accidente.
El empleado no se lo pensó dos veces, y ante la mirada atenta y atónita de su abogado, levantó el brazo por encima de la cabeza y dijo:
—Hasta aquí arriba, señor. Hasta aquí los levantaba antes sin problemas.
El juicio quedó visto para sentencia, y el trabajador lógicamente perdió el pleito. Se quedó sin pensión, pero recuperó milagrosamente la movilidad de sus extremidades.



sábado, julio 04, 2009

El alumno (Patrick Redmond)




Invierno de 1954, Norfolk (Inglaterra). Jonathan Palmer se siente prisionero bajo las severas reglas del internado Kirkston Abbey. Adolescente tímido y de carácter débil, traba amistad con Richard Rockeby, frío, calculador y con un enorme poder de seducción, quien se convertirá, en un principio, en un importante apoyo para Jonathan. Sin embargo, debido a problemas familiares, su nuevo amigo acumula en su seno un odio terrible que descargará sobre él, el resto de alumnos y los profesores. A través de unos peligrosos juegos con una tabla ouija, Richard parece haber contactado con fuerzas malignas. A partir de este momento, la tragedia se cierne sobre el colegio: una extraña locura destructiva se apodera de los alumnos y profesores. Cincuenta años más tarde, Tim Webber, un ambicioso periodista, intenta destapar la verdad sobre el caso para conseguir una historia que le lance a la fama. Para ello, contactará con un ex alumno de aquella promoción, quien le relatará lo ocurrido, pero?¿está Tim dispuesto a asumir las secuencias de sacar a la luz este descubrimiento? El alumno es una reflexión sobre el peligro de experimentar con las fuerzas de lo oculto, pero también es una advertencia sobre las funestas consecuencias del abuso de poder en cualquiera de sus formas, así como un retrato brillante de la claustrofóbica atmósfera de un internado masculino durante los represivos años cincuenta.

jueves, julio 02, 2009

Un caballero de fina estampa (Caetano Veloso)





Llamado, por el New York Times, "uno de los compositores más grandes del siglo, Caetano Veloso está entre los artistas más influeyentes y queridos que han surgido de Brasil. Conocido dede los sesenta, Veloso ha realizado más de 30 grabaciones hasta la fecha.

Nacido en Santo Amaro, Bahía en 1942, Veloso empezó su carrera musical en 1965 en Sao Paulo. En sus primera composiciones adoptó el Bossa Nova de Joao Gilberto, pero rápidamente empezó a desarrollar su propio estilo distintivo. Absorbiendo ideas estéticas y musicales de fuentes tan diversas como Los Beatles, poesía concreta, los dadaístas franceses y los poetas modernistas brasileños de los veinte, Veloso -junto con Gilberto Gil, Gal Costa, su hermana María Bethania y un número de otros poetas e intelectuales- fundó un movimiento llamado Tropicalismo. Al experimentar con nuevos sonidos y palabras, al añadir guitarras eléctricas a sus grupos y al utilizar las imágenes de la poesía moderna, Veloso se convirtió en un revolucionario musical.

Reconocido ahora como quien redefinió lo que se conoce como música brasileña, el Tropicalismo puso los cimientos para el renacimiento de la música popular brasileña tanto en ese país como en el extranjero. Este movimiento de aparente corta vida, fundado en 1968, pareció terminar abruptamente cuando Veloso y Gil fueron exiliados de su país natal y se mudaron a Londres. Los dos músicos regresaron a Brasil en 1972 y encontraron que el Tropicalismo había permanecido intacto y su público había continuado creciendo. No obstante que el Tropicalismo estableció el tono de la carrera de Veloso, su música ha evolucionado grandemente al pasar de los años. Incorporando elementos de rock, reggae, fado, tango, samba, baiao y rap -con letras conteniendo alguna de la mejor poesía en una tradición musical rica en verso- la música de Veloso es algunas veces tradicional, otras contemporánea y con frecuencia híbrida. Lo mismo un astuto comentarista social y un intérprete de baladas de canciones de amor altamente emotivas, Veloso es uno de los poetas más respetados de la lengua portuguesa. Ciertamente él es uno del pequeño puñado de artistas que ha resuelto el dilema de cómo se musicalmente moderno y todavía innegablemente brasileño.

En el 2002 Cateano Veloso publicó su libro "Verdad Tropical: Una History de la Música y La Revolución en Brasil" y, en el 2003, apareció el álbum doble "Antología 67/03". En 2004, Caetano Veloso da a conocer su primer disco grabado en inglés titulado: "A Foreign Sound", un concepto originado cuando estuvo exiliado en Londres en 1970/71 y que no se realizó hasta ahora.

La soledad de los números primos (Paolo Giordano)




Paolo Giordano se ha convertido, hoy por hoy, en el fenómeno editorial más relevante de los últimos años en Italia. Con tan sólo veintiséis años, La soledad de los números primos, ópera prima de este recién licenciado en Física Teórica, ha sido galardonada con el premio Strega 2008 y ha conseguido un éxito de ventas sin precedentes para una primera novela. Asimismo, ha despertado un gran interés internacional y será traducido a veintitrés idiomas.
Como introducción a esta excepcional novela, dejemos al texto hablar por sí mismo: «En una clase de primer curso Mattia había estudiado que entre los números primos hay algunos aún más especiales. Los matemáticos los llaman números primos gemelos: son parejas de números primos que están juntos, o mejor dicho, casi juntos, pues entre ellos media siempre un número par que los impide tocarse de verdad. Números como el 11 y el 13, el 17 y el 19, o el 41 y el 43. Mattia pensaba que Alice y él eran así, dos primos gemelos, solos y perdidos, juntos pero no lo bastante para tocarse de verdad.»
Esta bella metáfora es la clave de la dolorosa y conmovedora historia de Alice y Mattia. Una mañana fría, de niebla espesa, Alice sufre un grave accidente de esquí. Si la firmeza y madurez con que este joven autor desarrolla el tono narrativo impresiona y sorprende, no menos admirable es su valor es su valor para asomarse sin complejos, nada más y nada menos, a la esencia de la soledad.

Caperucita en Manhattan (Carmen Martín Gaite)




Caperucita es un clásico de la literatura sobre la iniciación a la vida adulta, sobre los peligros a los que tenemos que hacer frente y la exigencia de hacerlo en libertad y soledad. Carmen Martín Gaite nos recrea magistralmente esta historia y la adpta a la sociedad an la que vivimos, con una Caperucita que es una niña de hoy y que se mueve en un bosque muy diferente (Manhattan), aunque también se encontrará con los personajes del famoso cuento, aquí completamente diferentes: miss Lunatic, mister Wolf, etc.