Se ha producido un error en este gadget.

domingo, julio 22, 2012

Frágil



Este corazón de barro
puede hacerse añicos
si lo acaricia tu mano
de dedos inofensivos.

Este orgullo de papel
se arruga por momentos
recordando aquel ayer
alimentado de deseos.

Tu mirada es lluvia fina
que anega toda mi alma;
soy una barca a la deriva
que ha perdido su ancla.

Camino con pies de cristal
sobre un suelo quebrado
abierto a la hondura abisal
donde espera tu abrazo.

Barro, papel, diluvio, abismo, ...
es tan grande mi temor
y tan frágil el destino
que tu amor me hace daño.

© Neuromante 2012

Saudade

Hai berros de saudade
tatuados no lar
do silencio.
Hai cores furtivas
no laio oculto
do ceo.
Hai chamas baldías
no ar do desexo.
Hai almas perdidas
en lumes de inverno.

Ulises C.

sábado, julio 07, 2012

Dor


viernes, julio 06, 2012

Andares

De andares decaídos.
De (a)mares derrotados.
De ollares de xemidos
de alentos debuxados.
De avernos derretidos.
De arumes conxelados.
De ensaios fenecidos
de abrazos disecados.

Ulises C.

miércoles, julio 04, 2012

Abrazo

[Este poema se lo dedico a una personita muy especial para mí... por todo el apoyo que me ha dado, por su calidad humana, por ser siempre el mejor espejo en el que mirarme, por tantas razones que tengo para admirarla y respetarla. ¡Gracias, Abaa!]

Eres refugio de abrigo,
mi más dulce compañera,
arco iris en primavera,
amapola entre el trigo.

Por ti canta la alondra
y se engalana el viento,
reinas sobre el contento,
te elevas como una onda.

Tacto de voz caprichosa,
risa de melancolía,
tu ausencia es agonía,
tu mirada luminosa.

Cuajas en la conciencia
como escarcha en las flores,
llenas lienzos de colores,
vivificas la inocencia.

Como el sol, no te apagas,
sólo ocultas tu presencia
dejando en evidencia
a la luna que embriagas.

Eres la bondad y su eco,
complacencia destilada,
luchadora sin espada,
agua fresca en suelo seco.

En ti reposa la brisa,
tú amainas la tormenta
que muere suave y lenta
a los pies de tu sonrisa.

Aurora de mis mañanas,
fragancia de mil acacias,
Debo darte tantas gracias,
que no contengo las ganas:

por tu sombra protectora,
por tu savia nutritiva,
por tu fronda acogedora,
por tu alma curativa...

 

(c) Neuromante 2012