Se ha producido un error en este gadget.

domingo, noviembre 30, 2008

There is a light that never goes out

The Smiths


Mikel Erentxun

domingo, noviembre 23, 2008

Nudos de corbata




Muchos secretos de la personalidad masculina pueden descubrirse por la forma en que los hombres usan la corbata, según un estudio del gremio de fabricantes británico de esta prenda que publica la prensa londinense. El presidente del gremio, Derek Froomberg, comentó a los periodistas que los hombres creativos suelen adoptar el tradicional nudo Windsor en sus corbatas, mientras que los metódicos y poco atrevidos sujetan el extremo de ésta con los pantalones. Froomberg agregó que los hombres a quienes les gusta llamar la atención usan alfileres de corbata, en tanto que los independientes dejan sin abrochar el primer botón de la camisa cuando llevan esta prenda. Los perezosos y rebeldes suelen aflojarse el nudo de la corbata y los que lo llevan muy grande son por lo general incompetentes.

La Ley de Murphy (Arthur Bloch)




¿Nunca ha sonado el teléfono de su casa en el preciso instante en que usted se sentaba en el excusado? ¿Tampoco ha aparecido el autobús que llevaba horas esperando justo cuando se ha encendido un cigarrillo? ¿Nunca ha llovido a cántaros, precisamente el día que había llevado el coche a lavar, ni ha dejado de llover nada más comprar un paraguas? Es posible que usted se diera cuenta en ese momento de que se estaba tramando algo, que existía un principio universal más allá de su comprensión y que estaba muerto de rabia por que le pusieran un nombre. También, es posible que usted deseara recurrir a la Ley de Murphy, el Principio de Peter o la Ley de la Gravitación Selectiva, si es que había oído hablar de ellas, sólo para darse cuenta de que se le había olvidado el nombre exacto.


Aquí tenemos un pequeño compendio de referencias, que parten del juicio y de la sabiduría de nuestros tecnólogos, burócratas, humanistas y observadores antisociales más deliciosamente dementes. Lo han elaborado y nos lo presentan con la finalidad de proporcionarnos un ligero "alivio kármico".

A lo largo de la historia, los eruditos y los sabios nos han divertido con las leyes del Universo, las estructuras sutiles aunque inmutables que rigen el orden cósmico. Hemos recibido las Leyes Morales de los religiosos; las Leyes del Karma de los místicos; Las Leyes de la Lógica de los racionalistas y las Leyes de la Estética de los artistas. Ahora es el turno de los tecnólogos y de agudizar nuestro oído colectivo.

sábado, noviembre 22, 2008

Novembro

Amargo chora o castiñeiro
caducas follas de cristal.
O vento acariña por sorpresa
anacos de pel erma
baixo un ceo saturado
de nubes de estaño.

Sigo o rastro da lembranza
por vieiros aflixidos
na procura da esperanza
que habita en ningures.

Non renego (non podo)
do fulgar excelso do teu corpo.
Non desisto da quimera
desa pel de primavera
que agarima harmoniosa
os meus soños todos.

Mentres, óense fóra
os laios dun violín
saudando esta fría noite
de novembro.


Ulises C.

viernes, noviembre 21, 2008

Devezo

Devezo clandestino
de beizos prohibidos
no murmurio obstinado
do silencio teu.

Só aspiro
impotente
a eses ollos
de lúa chea.
Ulises C.

martes, noviembre 18, 2008

Historia Viva (Hillary Rodham Clinton)




Hillary Rodham Clinton es uno de los personajes más importantes de la política estadounidense. Ex primera dama y actual senadora por Nueva York, nos cuenta en su biografía los apasionantes ocho años que pasó en la Casa Blanca junto a Bill Clinton, sin ocultar los malos momentos, como el caso de Whitewater o Mónica Lewinsky.

jueves, noviembre 13, 2008

La profecía Romanov (Steve Berry)




El 16 de julio de 1918 el Zar Nicolás II y toda la familia imperial son ejecutados a sangre fría, pero cuando en 1991 se inhuman sus restos se descubre que faltan los cadáveres de dos de los hijos del Zar. Hoy, tras la caída del comunismo, el pueblo rusa ha decidido democráticamente el regreso de la monarquía. Una Comisión especial queda a cargo de que el nuevo Zar sea escogido entre varios familiares distantes de Nicolás II. Cuando el abogado norteamericano Miles Lord es contratado para investigar a uno de los candidatos, se ve envuelto en una trama para descubrir uno de los grandes enigmas de la Historia: qué le sucedió realmente a la familia imperial. Su única pista es un críptico mensaje en los escritos de Rasputín que anuncia que aquel cruento capítulo no será el último en la leyenda de los Romanov.

El mundo (Juán José Millás)




La novela ganadora del Premio Planeta 2007.
Premio Nacional de Narrativa 2008
Hay libros que forman parte de un plan y libros que, al modo del automóvil que se salta un semáforo, se cruzan violentamente en tu existencia. Éste es de los que se saltan el semáforo. Me habían encargado un reportaje sobre mí mismo, de modo que comencé a seguirme para estudiar mis hábitos. En ésas, un día me dije: «Mi padre tenía un taller de aparatos de electromedicina.» Entonces se me apareció el taller, conmigo y con mi padre dentro. Él estaba probando un bisturí eléctrico sobre un filete de vaca. De súbito, me dijo: «Fíjate, Juanjo, cauteriza la herida en el momento mismo de producirla.» Comprendí que la escritura, como el bisturí de mi padre, cicatrizaba las heridas en el instante de abrirlas e intuí por qué era escritor. No fui capaz de hacer el reportaje: acababa de ser arrollado por una novela.

El asombroso viaje de Pomponio Flato (Eduardo Mendoza)




La novela más ferozmente divertida de Eduardo Mendoza. Las andanzas de un detective romano en el Nazaret del siglo I.

En el siglo I de nuestra era, Pomponio Flato viaja por los confines del Imperio romano en busca de unas aguas de efectos portentosos. El azar y la precariedad de su fortuna lo llevan a Nazaret, donde va a ser ejecutado el carpintero del pueblo, convicto del brutal asesinato de un rico ciudadano. Muy a su pesar, Pomponio se ve inmerso en la solución del crimen, contratado por el más extraordinario de los clientes: el hijo del carpintero, un niño candoroso y singular, convencido de la inocencia de su padre, hombre en apariencia pacífico y taciturno, que oculta, sin embargo, un gran secreto. Cruce de novela histórica, novela policíaca, hagiografía y parodia de todas ellas, aquí se ajustan las cuentas a muchas novelas de consumo, y se construye una nueva modalidad del género más característico de Eduardo Mendoza: la trama detectivesca original e irónica, que desemboca en una sátira literaria y en una desternillante creación novelesca.


Mil soles espléndidos (Khaled Hosseini)




Superando con creces el rotundo éxito de Cometas en el cielo —más de seis millones de ejemplares vendidos en treinta idiomas— la segunda novela de Khaled Hosseini saltó de inmediato al primer puesto en todos los países donde se ha publicado. Nueva demostración del asombroso instinto de gran narrador de que goza el autor, el libro cuenta la conmovedora historia de amistad entre dos mujeres afganas de orígenes muy dispares, cuyos destinos se entrelazan por obra del azar y de las convulsiones que ha sufrido Afganistán en los últimos treinta años.

viernes, noviembre 07, 2008

Autopsias de libros (Brian Dettmer)

[Haz clic en la imagen para acceder al blog del artista]

jueves, noviembre 06, 2008

Villa Diamante (Boris Izaguirre)




Dos hermanas, Irene y Ana Elisa, se asoman a un destino cruel que llevará sus vidas por sendas paralelas en medio de un país asolado por diferentes dictaduras, pero próspero e ingenuo. Al comienzo de los años cuarenta, Ana Elisa sueña con perdurar en el tiempo a través de una casa que la haga eterna. Deberá convencer a un arquitecto del otro lado del océano para convertirla en símbolo de un amor empeñado en subsistir a pesar de la vileza y del miedo. Entre todos los grandiosos y humanos personajes de esta crónica dramática, se erige Villa Diamante, el monumento misterioso e impenetrable; el símbolo de una vida.

Boris Izaguirre se consagra con esta novela como un excepcional narrador, capaz de recrear con un estilo deslumbrante toda una época. El jurado del Premio Planeta elogió tanto el dominio de la estructura del melodrama como el retrato psicológico de los personajes.

martes, noviembre 04, 2008

Mañana en la batalla piensa en mí (Javier Marías)




Víctor es el protagonista de una historia bastante surrealista: queda con una mujer a la que conoce desde hace poco, casada, con un niño muy pequeño. Su marido está en Londres mientras ellos cenan en casa de ella. Se supone que después de la cena harán el amor, sin embargo, ella se encuentra repentinamente enferma y él se queda con esa extraña en la habitación tratando de decidir qué hacer. El azar quiere que ella muera entre sus brazos y entonces Víctor debe decidir entre irse y dejar al niño solo o llamar al marido que está en Londres y confesar que su mujer estaba en la cama con otro hombre. Difícil cuestión.

Tras tomar una decisión, pasa el tiempo y decide conocer personalmente al marido. Para saber a quiénes tiene que recurrir acude al entierro de Marta y allí ve a su marido, Eduardo Deán, y a su hermana, Luisa Téllez.

Mediante su amigo Ruibérriz de Torres consigue hacer un trabajo para el padre de Marta y así implicarse al menos durante un tiempo en la familia de la fallecida. Su sorpresa será mayor cuando, al fin, Eduardo Deán reclame su presencia para hablar con él: no sólo Víctor es víctima de una extraña situación, también a Eduardo le pasó aquella noche algo muy peculiar. Es un final, como poco, sorprendente.

Terra de lobos


Non puidera pegar ollo en toda a noite. Tiña unha mormeira terrible e por máis que se arrebullaba nas sabas non conseguía escorrenta-lo vento rosmón que se coaba por unha pequena fenda aberta no marco apodrecido da fiestra. Producía un ouveo teimoso, como as zafrañadas da súa dona, quen non perdía ocasión para lembrarlle que era el o que chamaba ós seus propios males ó andar por ahí esbagaxado, coa camisa desabotoada ata o medio do peito, cando aínda o sol non alumaba máis có facho dun lucecú. De cando en vez, reviraba o corpo co gallo de aliviar a dor de costas pero os seus ósos renxían co mesmo son metálico e choramingueiro dos ferros da cama. Temendo espertar a Filomena, procuraba conterse e afogar a súa anguria en pensamentos menos lastimeiros. Mais daquela, as almas andaban alporizadas coma o tempo, e os corazóns ceibes non atopaban acougo na terra dos lobos. El mesmo vira como asasinaran a Xosé da Gramalleira. Arrecantárono na corte despois de ter arranxada a facenda e sen darlle tempo tan sequera a arrepiarse, chantáronlle un tiro nos miolos e outros dous nos riles. Sairon a tiro por cabeza, non fora cousa de que algún quedara coas gañas. O sangue anarquista mesturouse co berruallo dos castróns e dos asasinos nun desvarío de pestilencias que case o fixo trousar mentres se acochaba tras unha moreada de palla. Tivera moita sorte. Que non ficara ó carón de Xosé xusto no intre que entraron os gardas fora, non cousa de Deus –que neso non cría–, senón de home benfadado. Claro que pouca fortuna se atribuía alguén que presenzara o derradeiro estertor do seu mellor amigo. Dende aquela, calquera ruxido no cabo da escaleira voltábase convicción, certidume perversa, de que subían a por el. Só abrazándose á cintura de Filomena ou acariñándolle a coxa achaba algo de tranquilidade.
– ¿Que tes, Xoanciño? ¿Por que tremes? ¡Fasme cóxegas!
– ¡Seica te espertei? Non teño nada, muller. Teño frío. E moito medo.
– Estás arrefriado por andares medio espido no monte coas ovellas. Non será porque non te avisei. Pero, ¿medo? ¿de que has ter medo, meu valente?
– Pois, ¿de que ha ser, Filomena? Medo dos lobos que axexan nos camiños e nos caliostos. Ti xa me entendes. Debe de ser deso, de andar entre as ovellas e as cabras, que xa me volvín un fracallón coma elas.
– Pois cúbrete dos lobos que van polo gando que os outros xa han de estar fartos de tanta carnaxe.
– Eses nunca se fartan. Nunca se fartan porque non matan por fame. Matan por xenreira, por… ¿que sei eu por que o fan?
– Fano porque teñen un bugallo no peito que non latexa.
– O caso e que non me perdoaría que che fixeran algo pola miña culpa. ¿Como puideches casar cun balladocas coma min que te vai levar á ruina?
– Porque este laricas vaime facer un fillo ben parecido, boíño e espilido coma o seu pai, ¿non si?
– ¡Non sei, non sei, Filomena! Traeren nenés a este mundo para ver o que hai que ver… Se non, mira o que lle pasou ó meu amigo Pepe, o da Gramalleira. Deixa viuva e dous orfos moi fermosos, si, pero que ben cedo van saber das penurias da vida e de vérense apuntados polos furabolos de todos.
– Mellor mo pos, Xoanciño; eses galopíns precisan dalgún compañeiro de xogos. E entón xuntaralos a todos coma se todos foran fillos teus, e contaraslles quen foi o seu pai, que morreu para que eles tiveran un mundo máis xusto e que teñen que sentirse ben orgullosos da semente que os fixo xermolar. ¿E quen mellor ca ti que tamén estás nesa loita? Porque a loita non rematou e a liberdade aínda non chegou. ¿Pero como vai chegar se se extingue a estirpe dos homes bos?
A pregunta de Filomena ficou buligando no aire sen pousarse en ningures. Encheu de esperanza aquela habitación, tanta que rebordaba pola fenda da fiestra facendo calar o ouvido do vento. Xoan volveu cinguir a súa muller pola cintura cos seus brazos fornidos, achegoulle os beizos á altura da caluga e despois de prantarlle un bico bisbillotou “¿e como vou ter medo se estou ó carón da muller que eu quero?” Os folgos da vida acadaron un novo brío e o temor a finar esvaeceouse, a lo menos por un intre, ata a vindeira renxedura no cabo da escaleira.


Neuromante